Día 4: Chatham, Old King’s Hwy, Hyannis

Hyannis, MA =>Chatham, MA => Carretera MA 60 (Old King’s Hwy) => Hyannis, MA

20130919-003056.jpg

Conviene detenerse en los desayunos de nuestro hotel de Hyannis: el buffet se sirve junto a una piscina cubierta. La temperatura de la sala roza por tanto los 40 grados. Se ofrece un clásico tentempié americano: yogures tamaño king-size, rosquillas gigantes rellenas de crema o cubiertas de una capa rosa con virutas, nada de fruta, café laxante, tortitas, grifo de sirope y mucha mantequilla aplicable por vía intravenosa. Todo muy ligero. La gente se aplica con ahínco a devorar rosquillas a pares (hemos visto a uno echarse seis en el plato). El peso del comensal medio (el turismo es americano en un 95%) ronda los 120 kilos. En la sala suena como hilo musical una radio que emite solo música clásica. Ver a este grupo de obesos arremolinarse en torno a la zona del buffet oteando su próxima presa, caminando con un cadencioso vaivén para nivelar su centro de gravedad y ejecutando este vals colectivo al borde de la piscina tiene un efecto totalmente hipnótico. Pese a ello, el calor nos hace decantarnos por llevar el desayuno a nuestra habitación.

Por lo demás el día ha sido muy tranquilo. Por la mañana vamos a Chatham, al sureste del cabo, que pese a no ser nada del otro mundo nos encandila con el tranquilo, civilizado y refinado ambiente que parece reinar en todo Cape Cod.

Después de comer nos desviamos de la carretera principal del cabo y enfilamos la Old King’s Hwy, que serpentea por entre casitas idílicas, pequeñas tiendas de antigüedades y tranquilos parajes naturales por los que no transita un alma, y que por tanto parecen reservados al visitante. Un lugar fantástico, Cape Cod. No sé si lo he dicho ya.

20130919-002623.jpgPor la tarde vuelta a Hyannis. Salimos a correr por la pequeña playa del pueblo, que preside un memorial dedicado a John Fitzgerald Kennedy: una placa con el retrato del presidente y una fuente circular en torno a la cual puede leerse una cita suya: “I believe it is important that this country sail and not sit still in the harbor”.

Cena en la Main Street de Hyannis y a la cama con la tele encendida. Tengo desde hace años una especial predilección por los calculadísimos late night shows americanos. No soporto a Jay Leno. David Letterman parece cansado, era mucho más divertido y despiadado en los vídeos suyos de los 80 que pueden verse en Youtube y su languidez contrasta con el permanente derroche de energía de Jimmy Fallon. Kimmel es más tranquilo, agudo y mordaz, aunque creo que el rey sigue siendo Conan O’Brien. Pero los interesados en el tema pueden acudir a una fuente mucho más versada en el tema que yo y de paso leer un entretenidísimo artículo aquí.

20130919-002654.jpg

Anuncios

Acerca de lamarmotaphil

Iker Zabala, ingeniero de telecomunicaciones, aficionado al cine, la música y la literatura y colaborador de la revista Jot Down. Me puse muy estupendo con los amigos, denostando con mucha suficiencia Twitter y otras "redes sociales" y jurando que jamás me abriría una cuenta ahí. He creado este blog para disimular y vencer el mono.
Esta entrada fue publicada en Cuadernos de viaje, Nueva Inglaterra, Canadá, Pensilvania, Washington D.C y Nueva York y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s