Día 13: Filadelfia

DSCN3388

Washington D.C => Baltimore, MD => Philadelphia, PA

Enfilamos temprano la carretera de Washington a Filadelfia. Entramos en Maryland y nos acercamos a Baltimore, esa ciudad intrascendente y anodina que The Wire ha convertido en una nueva Babilonia, Sodoma o Tebas.

DSCN3365Paola ha visto lo suficiente de The Wire para advertirme inmediatamente que no quiere ni entrar al sitio, cosa sorprendente toda vez que, viendo la serie, Baltimore parece un remanso de paz no muy diferente a Suiza.  Así que evitamos la ciudad circulando por su  anillo circulatorio, pese a lo cual pasamos por el puerto, momento que aprovecho para hacer una reverencia de recuerdo y aprecio por el pobre Frank Sobotka.

Nunca había estado en Filadelfia, y debo decir que el lugar me ha resultado algo frustrante. La ciudad revela en su centro urbano, como Boston, el mimo y el cuidado por la divulgación de los hechos fundacionales de la historia de los Estados Unidos allí acontecidos, pero al mismo tiempo es bastante menos acogedora que su distinguida competidora de Massachusetts.

La estrella aquí es el Independence National Historic Park con su Independence Hall, donde se ratificaron la Declaración de Independencia y la Constitución del país. Allí está también la Campana de la Libertad, a la que se accede por un pasillo tan plagado de información al visitante sobre la historia del objeto que uno espera casi encontrarse al llegar al final las mismísimas Tablas de la Ley o el Cáliz de Cristo. No es el caso. Una pena.

DSCN3403

En nuestros garbeos por el centro damos con los curiosos Philadelphia’s Magic Gardens, un espacio artístico construido con mosaicos de diferentes materiales aparentemente recogidos de la basura.  Y por supuesto una visita aquí no está completa sin hacer la obligatoria tontuna de subir corriendo las escaleras del notable Philadelphia Museum of Art cual Rocky Balboa, que hasta tiene una estatua al pie de las escaleras. El lugar tiene algo de centro de peregrinación pop: es difícil mirar a cualquier sitio y no ver a alguien haciendo el moñas a cuenta de los espasmos físicos de Sylvester Stallone registrados en el lugar a lo largo de la saga de seis películas. Entrañable:

DSCN3390DSCN3383

 

 

 

 

 

 

 

La anécdota del día es que buscando un buen restaurante para cenar hemos reservado uno que ha resultado ser de esos de “bring your own wine”. La licencia para poder vender alcohol en los locales es por lo visto tan cara aquí que muchos de ellos optan por eliminarlo del menú y permitir a sus clientes que se traigan el vino de casa. Evidentemente hemos descubierto la cosa al sentarnos a la mesa y ver el menú. Deliciosa cena con agua y coca cola. Creo que “primos” se dice “cousins”.

DSCN3382

Anuncios

Acerca de lamarmotaphil

Iker Zabala, ingeniero de telecomunicaciones, aficionado al cine, la música y la literatura y colaborador de la revista Jot Down. Me puse muy estupendo con los amigos, denostando con mucha suficiencia Twitter y otras "redes sociales" y jurando que jamás me abriría una cuenta ahí. He creado este blog para disimular y vencer el mono.
Esta entrada fue publicada en Cuadernos de viaje, Nueva Inglaterra, Canadá, Pensilvania, Washington D.C y Nueva York y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s